Últimos temas
» Orden Merodeadora (élite)
Vie Dic 16, 2011 7:25 am por Invitado

» Prior Incantato-Harry Potter 3° generación [Afiliación normal] foro nuevo
Miér Oct 19, 2011 10:41 pm por Invitado

» Kingdom Hearts After -Élite-
Miér Sep 21, 2011 2:47 pm por Invitado

» Middle Earth Tales: The Bard's Song
Miér Sep 14, 2011 8:59 pm por Invitado

» Hogwarts Renovatio (VIP)
Lun Sep 12, 2011 4:56 pm por Invitado

» Last Poison ;; Normal [Harry Potter RPG]
Dom Sep 11, 2011 12:44 am por Invitado

» Los Juegos del Hambre [normal, nueva afiliación]
Lun Ago 29, 2011 11:19 am por Invitado

» Amortentia Nature Rol { Afiliacion Vip}
Dom Ago 28, 2011 11:58 pm por Invitado

» Templo de Dioses (Afiliación Elite o Vip)
Sáb Ago 27, 2011 5:49 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Vie Jul 12, 2013 10:45 am.
Changed DestinyPhotobucket {Marauders Map RPG}Photobucket Image and video hosting by TinyPicImperius NGhttp://illiweb.com/fa/pbucket.gifhttp://hogwartschallenge.foroactivo.org/></a><a href=Photobuckethttp://illiweb.com/fa/pbucket.gifAdvanced PotionCrusadeCruel Intentions of The MaraudersThe Hunger Games RPG

"Menudo susto..." {Draco Malfoy}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Menudo susto..." {Draco Malfoy}

Mensaje por Hermione J. Granger el Jue Ago 04, 2011 11:18 pm

Se limpió las lágrimas con el dorso de su mano, escondida detrás de una de las grandes columnas de piedra del séptimo piso. Se encontraba sentada, quebrada una vez más, y esta vez no permitió que Harry la siguiera. Una vez más había entrado a la sala común, como cualquier tarde, sin ninguna preocupación más que sentir el aroma del fuego crepitando lentamente sobre la leña, riendo con sus amigos mientras se recostaban en los mullidos sillones color rojo.
Y al entrar, no podía ver más que a Ron y Lavender enroscados juntos en un sofá individual, comiéndose la cara de forma tan grotesca y explícita que no sabía diferenciar dónde comenzaba uno y terminaba el otro. Se apresuró a fingir indignación frente a Harry, antes de que sus ojos pudieran si quiera humedecerse, y salir con rapidez por el retrato de la Dama Gorda con cualquier excusa.
Hasta que, tiempo después, pudo encontrar un buen lugar donde nadie escucharía sus lamentos ni sus sollozos, donde nadie le escucharía preguntar por qué…por qué estaba ocurriendo todo aquello.

Era francamente frustrante. Cómo aquél muchacho de cabellos rojos podía lograr que Hermione Granger, la perfección personificada. Quien sólo sacaba dieces, cuya conducta era intachable, la cual era el estereotipo viviente de lo que se debía hacer dentro de Hogwarts. Ella, quien parecía tan segura, siempre decidida y fuerte, se encontraba derramando lágrimas por su mejor amigo. Tal como hizo en primer año, cuando él la insultó a sus espaldas. Tal como hizo al llegar a su cuarto luego del baile de Navidad, él era el único capaz que hacerle sentir miserable e infeliz de una forma tan instantánea que desesperaba.
Por momentos, Hermione lo adoraba, tenía que admitirlo. En los momentos en que sus ojos azules le sonreían, que su camaradería lograba, por un segundo, de una forma tan imperceptible que casi creía producto de su imaginación, ascender un nivel, lograr ser algo más…en esos momentos, adoraba a Ronald Weasley.
Y en otros, lo detestaba. Detestaba sus estúpidas pecas, sus ojos perfectos, el aroma dulce de su cabello, su voz estrepitosa; su completa torpeza y su continua ignorancia.
Ése era uno de esos momentos.

Sin embargo, el momento no ameritaba seguir llorando por Ronald. Lo denigrante, lo humillante de derramar lágrimas por un muchacho que, al fin y al cabo, no la quería de la forma que deseaba, le resultaba insoportable. Por lo que se armó de valor, suspiró, secó sus lágrimas con la ancha manga de su túnica y continuó abriéndose paso en los pasillos.
Sus ojos estaban enrojecidos, pero secos. Su rostro iba perdiendo el brillante rubor que el llanto había dejado de a poco. Por otro lado, su cerebro no paraba de trabajar. No podía regresar a la sala común, definitivamente no podía.
Podría visitar la Biblioteca, hacer la tarea…sin embargo, necesitaba su mochila, que se encontraba en la sala común. Círculo vicioso.
En ese momento, fue donde el brillante intelecto de la jovencita se iluminó una vez más, recordando el lugar relativamente secreto que se encontraba en ese piso…La Sala de Menesteres.
Allí podría descansar, al menos por un par de horas, recorrer los magníficos pasillos repletos de excentricidades. Tal vez encontrara libros antiguos, tal vez retazos de la historia del colegio, tal vez…no estaba segura, pero cualquier cosa sería mejor que seguir allí, sintiendo sólo el sabor salado de sus propias lágrimas.

Al vislumbrar el lugar exacto pasó por el mismo tres veces, limpiándose una vez más los retos de sollozos que permanecían rebeldes en sus mejillas.
-Necesito un lugar donde relajarme-susurró, muy bajo, más para sí misma que para la magia de la sala. Sus ojos cerrados y sus manos apretadas en puños por el nerviosismo de no haber abierto la puerta de la Sala de Menesteres desde las reuniones del ED
-. Necesito un lugar secreto, que no sea conocido, donde no me encuentren. Para relajarme, para despejarme, para olvidar…-intentó ser específica, carcomió su mente en busca de las palabras exactas, y abrió sus ojos almendrados color café –cubiertos del eco rojizo del llanto-para notar que la puerta enrejada se hallaba allí.
Llegó al picaporte con seguridad, sonriéndose a sí misma, felicitándose por su esfuerzo, recuperando su esencia de a poco. Cerró la puerta tras de sí, suspirando y observando con cuidado el lugar. Era maravilloso.
Estaba desordenado, pero de una forma atractiva, de una forma que resultaba atrayente. Las cosas se amontonaban en todos los lugares donde encontraran espacio, y cada vez que mirara pareciera que hubiesen más, como si se multiplicaran, pero no de una forma aterradora. Sino sobrecogedora, mágica, extraordinaria.
Candelabros de cristal, joyería, antigüedades, e incluso pequeñas criaturas mágicas inofensivas escondidas en zapatos. En ese lugar se respiraba el poder de la hechicería, podías sentir chispas de viejos encantamientos volando en el aire, podías sentir la electricidad de los conjuros, como si tuviera todo una historia que ella desconocía.
Por un segundo, no pudo más que sonreír mientras avanzaba, decidida por la sala, enamorada de la esencia de ese lugar tan puro y maravilloso, no pudo más que seguir caminando y observando todo lo que hallaba, cuando una sombra demasiado conocida llamó su atención.
Empuñó su varita por puro instinto, aunque dudaba que hubieran problemas mayores, sus hombros se tensaron y sus músculos se endurecieron tomando con firmeza la vara, que apuntaba a un joven rubio que se acercaba con su habitual paso petulante.
-¿Malfoy?-musitó, anonadada, bajando despacio su varita, con lentitud debido a la sorpresa-Menudo susto…-susurró, en voz baja, guardando el arma en el bolsillo de su túnica, sin quitarle los ojos de encima a la serpiente, ya que nada se podía esperar del todo cuando se trataba de él.
-¿Qué haces aquí?-preguntó, frunciendo suavemente el ceño en un intento por comprender. No entraba en su analítica mente cómo podían haber acabado en el mismo lugar, cuando la sala se adecuaba a las comodidades de un individuo específico.
Intentó recordar sus palabras con exactitud, en un intento desesperado por comprender la situación.
“Necesito un lugar donde relajarme. Necesito un lugar secreto, que no sea conocido, donde no me encuentren. Para relajarme, para despejarme, para olvidar…”
En ese momento, deseaba no haber sido tan exacta…
Su mensaje era confuso, había llegado ahí por muchas razones, ¿A cuál de todas respondería Draco? ¿Acaso querría relajarse, tanto de la rutina de estudio como de otra cosa que ella desconociera? ¿Acaso deseaba esconderse, en un lugar conocido por pocos? ¿Acaso deseaba olvidar?



Hermione Jean Granger
Sixteen~• Dumbledore´s Army~• The Brain~• Golden Trio~• Mudblood and proud


"The brigthest witch of her age"


And, Harry...please, be careful.

honestly, Ronald...:
He smiles when she’s not looking...
...she daydreams when he’s not there.

It won’t be long ’til they discover
;that Ron and Hermione love each other

avatar
Hermione J. Granger
Gryffindor; 6º
Gryffindor; 6º

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 15/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.